Compatibilidad Eneatipos 2-8

Tipo Dos (el Ayudante) con Tipo Ocho (el Desafiante)

Que se aportan mutamente

Estos dos eneatipos son más parecidos de lo que parecen al principio.

Ambos están orientados a la acción y quieren tener un impacto personal en su entorno.

Ambos pueden ser sentimentales y profundamente sentimentales, con un lado suave que a menudo está más escondido que aparente.

Ambos pueden desempeñar el papel de proveedores, protectores, cuidadores a la vez que evitan o incluso niegan sus propias necesidades.

Ambos tienden a trabajar demasiado y ambos tienden a ser los fuertes en las relaciones (aunque los Dos tenderán a hacerlo como el poder detrás del trono mientras que los Ocho tenderán claramente a estar en el trono).

Ambos eneatipos portan pasión, vitalidad, habilidades interpersonales y sociales, magnanimidad y generosidad.

Sin embargo, el énfasis básico de ambos eneatipos es muy diferente, ya que los Dos se interesan principalmente por el bienestar de los demás, mientras que los Ocho tienden a interesarse por su bienestar físico y por tener un impacto distinto en su mundo, a menudo con consecuencias beneficiosas para los demás.

Desempeñan fácilmente papeles que el otro necesita y quiere: los Ocho son prácticos y se preocupan por los resultados, mientras que los Dos están más orientados a las personas y son más abiertamente altruistas.

Ambos tienen una fuerte voluntad y les gusta asumir responsabilidades, siempre y cuando lo elijan ellos mismos.

Los Ochos a menudo se calientan en el resplandor del afecto y la adoración de los Dos: Los Dos realmente aprecian la fuerza y los esfuerzos de los Ocho y ven su sacrificio, a menudo oculto.

Ambos ven las cualidades nobles del otro y pueden ser los más firmes partidarios y admiradores del otro.

Sus funciones también están claramente delineadas, por lo que no se interponen en el camino del otro.

Cada uno corre diferentes esferas de su vida y cubre diferentes bases (una interpreta a la mamá simbólica y la otra al papá simbólico y las cosas son claras y equilibradas). Estas cualidades hacen de esta pareja aliados poderosos que se complementan mutuamente, particularmente los buenos efectos que pueden tener en los demás.

En que no se entienden

Los Dos y los Ocho tienen sistemas de valores muy diferentes: como se ha señalado anteriormente, los dos tienden a estar orientados a la persona, mientras que los ocho tienden a tener una mentalidad práctica.

Sus estilos interpersonales también son muy diferentes, ya que los Dos tienden a ser más empáticos e indirectos y los Ocho son más directos e independientes.

Incluso el promedio de los Ocho tiende a enorgullecerse de su manera decididamente poco sentimental de tratar con las personas y las situaciones, mientras que el promedio de los Dos se vuelve muy apegado a las personas y excesivamente solícito acerca de sus necesidades.

Los Dos tienden a ver las cosas desde el punto de vista de los demás, mientras que los Ocho no lo hacen: ven las cosas desde el punto de vista del interés propio, sintiendo que los demás necesitan aprender a cuidarse a sí mismos para no debilitarse.

Por lo tanto, en una relación, los Dos y Ocho tienen ideas muy diferentes acerca de dónde encajan otras personas en el cuadro, incluyendo su propia familia.

Ambos eneatipos tienden a moverse en direcciones opuestas y tienen puntos de vista cada vez más opuestos sobre cómo tratar a otras personas.

Los Ochos se vuelven más duros de corazón y confrontacionales, mientras que los Dos se vuelven más posesivos y abnegados.

Entre ellos, pueden entrar en batallas acerca de qué filosofía prevalecerá.

Sin embargo, en lugar de sentirse rechazados o perder una relación clave, los Dos pueden quedar atrapados en una relación codependiente con los Ocho.

El Dos puede convertirse en un apologista del mal comportamiento de los Ocho, permitiéndoles y alentándolos a continuar con hábitos antisociales o autodestructivos.

Por lo tanto, es posible que esta pareja no se rompa tan rápidamente como lo harían otros emparejamientos, aunque pueden arrastrarse uno al otro sin ver su trampa mutua.

En última instancia, los Ocho pueden perder el respeto por los Doses, encontrándolos insinceros y manipuladores, mientras que los Doses pierden el respeto por los Ocho pensando que son crueles y dominantes.

Ambos pueden volverse más groseros y más controladores si esto continúa, con matices de acecho y paranoia, temores de traición y actos de venganza.

Compatibilidad del Eneatipo 2 con el resto de Eneatipos

2-1 2-2 2-3 2-4 2-5 2-6 2-7 2-8 2-9


Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.