Compatibilidad Eneatipos 2-7

Tipo Dos (el Ayudante) con Tipo Siete (el Entusiasta)

Que se aportan mutamente

En muchos sentidos, ambos eneatipos pueden parecerse.

Tanto los Dos como los Sietes del Eneagrama pueden ser personas extrovertidas, amistosas, divertidas, con mucha energía y con una compañía muy agradable.

Quieren que los demás sean felices y se diviertan, y ambos eneatipos tienden a interpretar las cosas (incluyendo los contratiempos) de una manera positiva, siempre buscando el lado positivo o la bendición en un aparente desastre.

Ambos eneatipos son atractivos, espontáneos y aman las cosas buenas de la vida.

Además, los dos aportan a la mezcla un profundo sentimiento y preocupación por el bienestar de los demás.

Los Dos admiran el nervio y el gusto con el que Sietes se precipita en la vida, haciendo de cada día una aventura impredecible.

Los Sietes tienen mucha energía, y una mente rápida que ve posibilidades y genera ideas más rápido de lo que se puede actuar sobre ellas.

Hay un tipo de electricidad mental y excitación que los Sietes generan, el aura de pura posibilidad que los Dos encuentran intoxicante, no sólo para ellos mismos sino también para aquellos con los que quieren compartir su excitación.

Los Siete ayudan a los Dos a recordar que deben hacer cosas buenas por sí mismos regularmente.

Recuerdan a los Dos que si no están cuidando de su propia salud y satisfacción, no serán realmente capaces de ayudar a los demás.

Por otro lado, los Siete sanos sienten que sus necesidades emocionales y físicas son satisfechas en gran medida por un Dos sano.

El Dos ayuda a los Siete a sentirse relajados y realizados, reduciendo la tentación de vagar.

Además, tanto los Dos como los Siete son idealistas, pero los Dos pueden traducir más fácil y consistentemente este impulso en acción altruista.

Esto inspira a los Siete que también disfrutan compartiendo su abundancia con otros.

Juntos, pueden ser muy generosos y atentos como pareja.

La combinación de Dos y Siete puede tener un efecto positivo en las personas que prácticamente no tiene igual en ninguna otra pareja: pueden ser cálidos, acogedores y generosos, haciendo que los demás se sientan queridos e invitados a la fiesta.

En que no se entienden

Con el tiempo, los Dos sienten que nunca pueden tener suficiente intimidad y por lo general tratan de encontrar maneras de estar más cerca de los Siete.

Les gusta quedarse en casa, dar paseos tranquilos juntos, cocinar y hablar de asentarse y tener una familia.

Los Siete, por otro lado, generalmente encuentran que la idea de establecerse y limitar sus opciones no es tan atractiva para ellos.

Los Siete son capaces de asumir compromisos a largo plazo, pero tienden a no estar ansiosos por asumirlos.

Como resultado de estas señales, los Dos pueden empezar a flotar y volverse más intrusivos, tirando de las riendas de los Siete, insistiendo en que tengan más tiempo de calidad juntos.

Los Sietes pueden sentirse fácilmente atrapados por esta maniobra, y pueden comenzar a perder interés en los Dos, sintiendo que la relación se ha vuelto rancia (en lugar de darse cuenta de su propia ansiedad sobre el potencial cierre de opciones).

Los Dos querrán cada vez más tomar en serio la relación, justo cuando los Siete empiezan a sentirse aburridos o cuando la relación se ha vuelto pesada e insatisfactoria.

Los Dos pueden así empezar a ver a los Siete como poco confiables, un playboy (o playgirl) que los está guiando egoístamente sin la intención de atar el nudo.

Los Sietes puede empezar a ver a los Dos como posesivos y manipuladores, jugando con su culpa o inseguridades para asegurarse de que los Siete no se desvíen.

Además, los Sietes necesita ser el centro de atención como una forma de mantenerse energizado y excitado.

Otras personas y sus necesidades no son realmente el centro de su preocupación, ya que son un público de posibles compañeros de juego, si los demás pueden seguirles el ritmo y su ritmo rápido.

Si bien hacer de los Siete el centro de atención por lo general se adapta bien a los Dos por un tiempo, los Dos eventualmente comienzan a sentirse usados inconscientemente.

O bien retienen su atención y afecto, o bien comienzan a compensar de otras maneras, como comiendo en exceso o teniendo problemas de salud reales o imaginarios, como una forma de obligar a los Siete a prestar atención a sus necesidades.

Se produce un estancamiento, interrumpido por conflictos, batallas y escenas ruidosas.


Compatibilidad del Eneatipo 2 con el resto de Eneatipos

2-1 2-2 2-3 2-4 2-5 2-6 2-7 2-8 2-9


Add Comment