Eneatipo 3  – EL GANADOR

El tipo orientado al éxito, pragmático: Adaptable, Excelente, Conducido y Consciente de la Imagen

Descripción breve del Eneatipo 3

Los tres son seguros de sí mismos, atractivos y encantadores.

Ambiciosos, competentes y enérgicos, también pueden ser conscientes de su estatus y altamente motivados para avanzar.

Son diplomáticos y serenos, pero también pueden preocuparse demasiado por su imagen y por lo que los demás piensan de ellos.

Típicamente tienen problemas con el adicción al trabajo y la competitividad.

En su mejor momento: autoaceptores, auténticos, todo lo que parecen ser: modelos que inspiran a otros.

  • Miedo Básico: De no valer nada
  • Deseo Básico: Sentirse valioso y que vale la pena
  • Eneagrama tres con ala 2: “El Encantador”
  • Eneagrama tres con ala 4: “El Profesional”
  • Motivaciones clave: Quieren ser afirmados, distinguirse de los demás, tener atención, ser admirados e impresionar a los demás.
Diagrama del Eneatipo 3

Diagrama del Eneatipo 3

Significado de las flechas

Cuando se mueven en su Dirección de Desintegración (estrés), los Tres impulsados repentinamente se desconectan y se vuelven apáticos como un nueve.

Sin embargo, al moverse en su Dirección de Integración (crecimiento), los Tres vanos y engañosos se vuelven más cooperativos y comprometidos con los demás, como las Saludables Seises.

Personajes Famosos de Eneatipo 3

Augusto César, Emperador Constantino, Bill Clinton, Tony Blair, Príncipe Guillermo, Condoleeza Rice, Arnold Schwarzenegger, Carl Lewis, Muhammed Ali, John Edwards, Mitt Romney, Bill Wilson (fundador de AA), Andy Warhol, Truman Capote, Werner Erhard, Oprah Winfrey, Deepak Chopra, Tony Robbins, Bernie Madoff, Bryant Gumbel, Michael Jordan, O.J. Simpson, Tiger Woods, Lance Armstrong, Elvis Presley, Paul McCartney, Madonna, Sting, Whitney Houston, Jon Bon Jovi, Lady Gaga, Taylor Swift, Justin Bieber, Brooke Shields, Cindy Crawford, Tom Cruise, Barbra Streisand, Ben Kingsley, Jamie Foxx, Richard Gere, Ken Watanabe, Will Smith, Courteney Cox, Demi Moore, Kevin Spacey, Reese Witherspoon, Anne Hathaway, Chef Daniel Boulud, Dick Clark, Ryan Seacrest, Cat Deeley, “Don Draper” de Mad Men, “Rachel Berry” de Glee.

Descripción general del Eneatipo 3

Hemos llamado a la personalidad tipo Tres el Ganador porque cuando están sanos, los Tres realmente pueden y logran grandes cosas en el mundo.

Son las “estrellas” de la naturaleza humana, y la gente a menudo los admira por su gracia y sus logros personales.

Los Tres Sanos saben lo bien que se siente al desarrollarse y contribuir con sus habilidades al mundo, y también disfrutan motivando a otros a lograr mayores logros personales de los que otros pensaban que eran capaces de lograr.

Suelen ser bien considerados y populares entre sus compañeros, el tipo de persona que con frecuencia es votada como “presidente de clase” o “reina del regreso a casa” porque la gente siente que quiere estar asociada con este tipo de persona que actúa como suplente para ellos.

Los Tres Sanos encarnan lo mejor de una cultura, y otros son capaces de ver sus esperanzas y sueños reflejados en ellos.

Los tres a menudo tienen éxito y son muy queridos porque, de todos los tipos, son los que más creen en sí mismos y en el desarrollo de sus talentos y capacidades. Los tres actúan como “modelos de conducta” y parangones vivientes debido a su extraordinaria encarnación de cualidades socialmente valoradas.

Los Tres Sanos saben que valen el esfuerzo necesario para ser “lo mejor que pueden ser”. Su éxito al hacerlo inspira a otros a invertir en su propio desarrollo personal.

Los tres quieren asegurarse de que sus vidas sean un éxito, sin embargo eso se define por su familia, su cultura y su esfera social. En algunas familias, el éxito significa tener mucho dinero, una gran casa, un coche nuevo y caro y otros símbolos de estatus.

Otros valoran las ideas, y para ellos el éxito significa distinguirse en el mundo académico o científico. El éxito en otros círculos puede significar hacerse famoso como actor, o modelo, o escritor, o como figura pública de algún tipo, quizás como político. Una familia religiosa puede animar a un niño a convertirse en ministro, sacerdote o rabino, ya que estas profesiones tienen estatus en su comunidad y a los ojos de la familia. No importa cómo se defina el éxito, los Tres tratarán de convertirse en alguien digno de mención en su familia y en su comunidad. No serán un “don nadie”.

Con este fin, los Tres aprenden a desempeñarse de maneras que les proporcionarán elogios y atención positiva. Cuando eran niños, aprendieron a reconocer las actividades que eran valoradas por sus padres o compañeros, y pusieron sus energías en sobresalir en esas actividades. Los tres también aprendieron a cultivar y desarrollar lo que sea que sea atractivo o potencialmente impresionante.

Todos necesitan atención, aliento y la afirmación de su valor para prosperar, y los Tres son el tipo que más ejemplifica esta necesidad humana universal. Los tres quieren el éxito no tanto por las cosas que el éxito comprará (como Sietes), o por el poder y el sentimiento de independencia que traerá (como Ochos). Quieren el éxito porque tienen miedo de desaparecer en un abismo de vacío e inutilidad: sin la mayor atención y el sentimiento de logro que el éxito suele traer, los Tres temen no ser nadie y no tener ningún valor.

El problema es que, en la precipitada carrera por lograr lo que creen que los hará más valiosos, los Tres pueden enajenarse tanto de sí mismos que ya no saben lo que realmente quieren, o cuáles son sus verdaderos sentimientos o intereses.

En este estado, son presa fácil del autoengaño, el engaño y la falsedad de todo tipo. Por lo tanto, el problema más profundo es que su búsqueda de una forma de ser de valor los aleja cada vez más de su propio Ser Esencial con su núcleo de valor real. Desde sus primeros años, a medida que los Tres se vuelven dependientes de recibir atención de los demás y de perseguir los valores que los demás recompensan, pierden gradualmente el contacto consigo mismos. Poco a poco, su propio núcleo interior, su “deseo del corazón”, se va quedando atrás hasta que ya no lo reconocen.

Así, mientras que ellos son el tipo primario en el Centro de Sentimientos, los Tres, curiosamente, no son conocidos como personas que “sienten”; más bien, son personas de acción y logro. Es como si “pusieran sus sentimientos en una caja” para que puedan seguir adelante con lo que quieren lograr. Los tres han llegado a creer que las emociones se interponen en su rendimiento, por lo que sustituyen el pensamiento y la acción práctica por los sentimientos.

Cuando se dan cuenta hasta qué punto han adaptado sus vidas a las expectativas de los demás, surge la pregunta: “Bueno, entonces, ¿qué es lo que quiero?”. A menudo simplemente no lo sabían; no era una pregunta que hubiera surgido antes. Por lo tanto, el dilema fundamental de los Tres es que no se les ha permitido ser quienes realmente son y manifestar sus propias cualidades auténticas.

A una edad temprana, recibieron el mensaje de que no se les permitía tener sentimientos y ser ellos mismos: deben, en efecto, ser alguien más para ser aceptados. Hasta cierto punto, a todos los tipos de personalidad se les ha enviado el mismo mensaje, pero debido a su particular formación y maquillaje, los Tres no sólo lo escucharon, sino que comenzaron a vivir de acuerdo a él. La atención que recibían al actuar de cierta manera era su oxígeno, y lo necesitaban para respirar. Desafortunadamente, llegó a un precio muy alto.

Niveles saludables del Eneatipo 3

Nivel 1 (En su mejor forma)

Autoaceptándose, dirigiéndose hacia adentro y siendo auténticos, todo lo que parecen ser. Surge un humor modesto y caritativo, autodespreciativo y con todo el corazón. Suave y benevolente.

Nivel 2

Seguro de sí mismo, enérgico, competente y con alta autoestima: cree en sí mismo y en su propio valor. Adaptable, deseable, encantadora y graciosa.

Nivel 3

Ambiciosos para mejorar, para ser “lo mejor que pueden ser”, a menudo se convierten en excepcionales, un ideal humano que encarna cualidades culturales ampliamente admiradas. Altamente eficaz: los demás están motivados para ser como ellos de alguna manera positiva.

Niveles medios

Nivel 4

Muy preocupados por su desempeño, haciendo bien su trabajo, conduciéndose constantemente para alcanzar metas como si de ello dependiera su autoestima. Aterrorizado por el fracaso. Compararse con los demás en busca de estatus y éxito. Convertirse en profesionales, escaladores sociales, invertidos en exclusividad y en ser los “mejores”.

Nivel 5

Ser consciente de la imagen, muy preocupado por cómo se perciben. Comenzar a empaquetarse de acuerdo a las expectativas de los demás y a lo que necesitan hacer para tener éxito. Pragmático y eficiente, pero también premeditado, perdiendo el contacto con sus propios sentimientos bajo una fachada lisa. Surgen problemas con la intimidad, la credibilidad y la “falsedad”.

Nivel 6

Quieren impresionar a los demás con su superioridad: promocionarse a sí mismos constantemente, haciendo que suenen mejor de lo que realmente son. Narcisistas, con nociones grandiosas e infladas sobre sí mismos y sus talentos. Exhibicionista y seductora, como si dijera “¡Mírame!” La arrogancia y el desprecio por los demás es una defensa contra los celos de los demás y su éxito.

Niveles Insalubres

Nivel 7

Temiendo el fracaso y la humillación, pueden ser explotadores y oportunistas, codiciosos del éxito de los demás, y dispuestos a hacer “lo que sea necesario” para preservar la ilusión de su superioridad.

Nivel 8

Engañosos y engañosos para que sus errores y malas acciones no queden al descubierto. Desconfiar, traicionar maliciosamente o sabotear a las personas para que triunfen sobre ellas. Delirantemente celoso de los demás

Nivel 9

Volverse vengativo, intentando arruinar la felicidad de los demás. Implacables, obsesivos con la destrucción de todo lo que les recuerde sus propios defectos y fracasos. Comportamiento psicopático. Generalmente corresponde al Trastorno Narcisista de la Personalidad.

Adicciones del Eneatipo 3

Sobreesfuerzo en el cuerpo para el reconocimiento. Haciendo ejercicio hasta el agotamiento. Dietas de inanición. El adicto al trabajo. Consumo excesivo de café, estimulantes, anfetaminas, cocaína, esteroides o cirugía excesiva para mejorar la estética.

Recomendaciones de crecimiento personal para el Eneatipo 3

Para nuestro verdadero desarrollo, es esencial ser veraces

Se honesto contigo mismo y con los demás acerca de tus sentimientos y necesidades genuinas. De la misma manera, resiste la tentación de impresionar a otros o infla tu importancia. Impresionarás a la gente más profundamente siendo auténtico que fanfarroneando de tus éxitos o exagerando tus logros.

Desarrolla la caridad y la cooperación en tus relaciones

Puedes hacer esto tomando tiempo para hacer una pausa en un día ocupado para conectarse realmente con alguien que te importa.

No se requiere nada espectacular, sólo unos momentos de apreciación en silencio. Cuando lo hagas, te convertirás en una persona más amorosa, un amigo más fiel y un individuo mucho más deseable. Te sentirás mejor contigo mismo.

Toma descansos

Puedes conducirte a tí mismo y a otros hasta el agotamiento con tu búsqueda implacable de tus metas. La ambición y el autodesarrollo son buenas cualidades, pero modéralas con períodos de descanso en los que te reconectas más profundamente contigo mismo.

Algunas veces, respirar profundamente de tres a cinco veces es suficiente para recargar la batería y mejorar el pronóstico.

Desarrolla tu conciencia social

Muchos Tres han crecido tremendamente al involucrarse en proyectos que no tenían nada que ver con su propio avance personal. Trabajar en cooperación con otros hacia metas que trascienden los intereses personales es una manera poderosa de encontrar su verdadero valor e identidad.

En su deseo de ser aceptados por los demás, algunos Tres medios se adaptan tanto a las expectativas de los demás que pierden contacto con lo que realmente sienten sobre la situación. Desarrolla tu personalidad resistiéndote a hacer lo que es aceptable sólo para ser aceptado.

Es imperativo que inviertas tiempo en descubrir tus propios valores fundamentales

Eneatipo 3 en el Sexo

Increíblemente orgásmico

Cuando te sientes separado de lo Divino, para los Tres resulta en un deseo de ser divino – de ser una estrella.

A los tres les encanta hacer brillar las luces (de neón) de su éxito en el mundo.

Ser adorado y admirado.

Les encanta ser reconocidos por sus talentos y su potencial ilimitado. Traducido al sexo usando el Eneagrama, esto significa que los Tres menos integrados pueden ver su destreza sexual como otra forma de ganar elogios, como en “¡Wow, tuve cuatro orgasmos! ¿No estuve genial?” “¡Mira mi cuerpo!”

Así, el sexo se convierte en un espectáculo más que en un placer íntimo. También puede convertirse en otra forma de crear estrés si no soy tan bueno como me gustaría ser.

Algunos Tres pueden optar por el trabajo como un lugar más seguro para lograr sus objetivos en lugar de estar en las relaciones.

En los Tres Integrados este deseo se manifiesta como ser a la vez amoroso y amado. Aceptarte a ti mismo plenamente, para que puedas aceptar a los demás (y a tu amante) con la misma autenticidad.Deja ir la necesidad de ver el sexo como otra meta a ser alcanzada – otra muesca en tu cinturón, cuando se integra. El sexo se convierte en algo orientado al otro y centrado en el corazón – un verdadero intercambio de amor.


Compatibilidad del Eneatipo 3 con el resto de Eneatipos

3-1 3-2 3-3 3-4 3-5 3-6 3-7 3-8 3-9


Add Comment