Compatibilidad Eneatipos 1-4

Tipo Uno (el Reformador) con Tipo Cuatro (el Individualista)

Que se aportan mutamente

Los Cuatro y Unos del Eneagrama tienen un intenso interés mutuo en traer algo bueno y hermoso al mundo.

Ambos son idealistas y se preocupan por hacerlo bien en su trabajo y en sus autoexpresiones.

Ambos ven cómo podrían ser las cosas, cómo un proyecto podría convertirse en una expresión de una forma ideal, si todo saliera bien.

Trabajando juntos, algo universal y trascendente podría resultar en su trabajo y en su relación misma.

Ambos traen un deseo de objetividad, verdad, valor y razón a la relación.

Ofrecen autodisciplina, buenos hábitos de trabajo y regularidad en la relación.

Son conscientes y se sublimarán a sí mismos y a sus necesidades personales para el bien común, incluyendo la visión compartida y las metas que sienten que son el núcleo de la relación misma.

Los Uno pueden actuar como valiosas cajas de resonancia para los Cuatro, ofreciendo consejo y sabiduría cuando los Cuatro se confunden por la multitud de sus sentimientos o sus dudas sobre sí mismos.

Los Cuatro aportan creatividad, sentimientos intensos, sensualidad, espontaneidad, inspiración y la capacidad de aprovechar los sueños, el inconsciente y otras fuerzas universales.

Su expresividad y emotividad pueden ser un contrapeso bienvenido a la típica formalidad y sentido del orden y la razón de la persona.

Los Cuatro le dan permiso a Uno para explorar y expresar el rango completo de los sentimientos y pasiones de Uno.

Los Uno ayudan a los Cuatro a realizar sus sueños apoyando la creatividad con una autodisciplina saludable y una estructura apropiada.

En general, los Unos traen autocontrol a la relación, lo cual puede actuar como un modelo para los Cuatro, quienes tienden a ser más desregulados.

Ambos Tipos tienen un gusto por el refinamiento, la belleza y el cultivo de las artes, y si ambos aprecian lo que el otro ofrece, pueden formar un equipo duradero y productivo que ayuda a equilibrar las limitaciones del otro al mismo tiempo que saca a relucir las cualidades de las que cada uno carece, una de las funciones principales de todas las buenas relaciones.

En que no se entienden

Una relación entre Unos y Cuatros puede ser, a veces, como mezclar aceite y agua: tienden a separarse rápidamente porque ven las cosas desde puntos de vista opuestos.

Uno piensa que casi siempre están siendo sensatos y objetivos, mientras que los Cuatro no tratan de ser “objetivos” -quieren ver las cosas desde el lado subjetivo y personal.

Si bien ambos aportan una especie de idealismo a la relación, por lo general se trata de idealismo aplicado a cosas diferentes.

Los Cuatro son idealistas sobre las causas sociales, la moralidad, la política y los asuntos globales, mientras que los Cuatro son idealistas, incluso perfeccionistas, sobre aspectos de su vida personal: su estilo de vida, su pareja y su elección de trabajo.

Ambos pueden reforzar el sentido de superioridad del otro, llevando al elitismo y al esnobismo hacia los demás.

Ambos pueden llegar a ser desdeñosos y condescendientes hacia aquellos que tienen menos crianza, gusto o sentido del refinamiento, y el hábito de decepcionarse en los demás también puede volverse en contra de los demás.

Ambos Tipos son irónicamente muy conscientes de sus impulsos, su sensualidad, sus anhelos y frustraciones, pero ambos intentan manejar estos asuntos de maneras diametralmente diferentes.

Por lo tanto, una de las áreas más grandes de conflicto entre Unos y Cuatro es la autodisciplina versus la autoindulgencia, entre los impulsos personales y emocionales que se representan (Cuatro) o se suprimen (Unos).

Los Uno pueden empezar a ver a los Cuatro como irremediablemente emocionales, ensimismados e indulgentes, mientras que los Cuatro pueden empezar a ver a los Uno como insufriblemente rígidos, críticos y fríos.

Compatibilidad del Eneatipo 1 con el resto de Eneatipos

1-1 1-2 1-3 1-4 1-5 1-6 1-7 1-8 1-9


Add Comment